NUMANCIA

celta-amarillo

La ciudad heróica

Numancia no es sólo un yacimiento arqueológico, sino que es además un símbolo de resistencia y de lucha de un pueblo por su libertad. Fueron los escritores romanos quienes elevaron el comportamiento de los numantinos a gesta heroica dándole una dimensión universal.

La «ciudad heroica» ocupa el extenso y elevado cerro de La Muela de Garray, desde el que se domina una amplia llanura, limitada por las altas elevaciones del Sistema Ibérico. Esta posición estratégica se ve reforzada por el control que ejerce sobre el vado del río Duero, donde confluyen los caminos que, atravesando las alineaciones del Sistema Ibérico, comunican el valle del Ebro con el Alto Duero.

Numancia es el yacimiento arqueológico que ha aportado una mayor información sobre el mundo celtibérico, al ser el más extensamente excavado, lo que se ha visto incrementado recientemente con el descubrimiento y excavación de su necrópolis.

A esto hay que añadir que ninguna otra ciudad celtibérica ha proporcionado ni tan abundantes ni tan ricas cerámicas pintadas, que unen a su valor estético y artístico, una valiosa información sobre aspectos de la vida y costumbres de los celtíberos, mostrando rasgos singulares y exclusivos.

Las excavaciones arqueológicas han descubierto el trazado de dos ciudades: una más antigua de época celtibérica y, sobre ella, otra posterior de época romana, acomodada a la estructura de la anterior.

La amplia superficie excavada permite conocer su trazado con las calles en retícula irregular, sin dejar espacios libres o plazas.

Un plan Director de la Junta de Castilla y León está haciendo viable la presentación de este yacimiento al público. La información facilitada a través de un vídeo y CD-ROM, con reconstrucciones de la historia de la ciudad en tres dimensiones, proporciona al visitante las claves necesarias para entender los restos arqueológicos del itinerario de visita.

El primero de estos puntos está dedicado a uno de los aspectos de mayor interés para los visitantes, como es la explicación y visualización espacial del cerco romano de Escipión, para lo que hay instalada una mesa-plano que ayuda a visualizar la posición topográfica de siete de los campamentos, excavados por Schulten, en los cerros del entorno de Numancia, que están señalizados con hitos de color blanco.

Se puede apreciar cómo la ciudad estuvo bien defendida, con una potente muralla y reforzada con torreones. También la planificación urbana, ya que para protegerse del viento frío, trazaron un mayor número de calles en dirección Este-Oeste, uniendo sus tramos escalonadamente para cortar el aire, y agruparon sus casas en manzanas.