LEGADOS DEL PASADO

celta-amarillo

Patrimonio histórico y artístico

De la Prehistoria al Renacimiento

El Valle de la Mantequilla cuenta con un importante patrimonio histórico y arqueológico. Estas tierras estuvieron habitadas por los Pelendones mucho antes de la llegada de los Romanos, un pueblo celtíbero que tras la caída de Numancia finalmente sucumbió a la romanización. Lo atestiguan los numerosos castros célticos de la serranía norte de Soria. En la Edad Media, tras la Reconquista, El Valle fue repoblado y de este tiempo se conservan aún las estelas funerarias medievales. Y en el interior de la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz se guarda un tesoro renacentista, un vistoso retablo realizado por la escuela de Berruguete.
CASTROS CELTÍBEROS

Se cree que la denominación de Pelendones, el pueblo celtibero que habitó El Valle del Razón, proviene de Belenos, el dios al que adoraban. Vivieron en esta zona desde el siglo VI antes de Cristo.

En El valle se conservan algunos asentamientos de la Edad de Hierro que no alcanzaron la celtiberización, así como otros yacimientos que forman parte de la cultura de los castros sorianos.

Entre ellos, destacan el Castro de las Espinillas (En Valdeavellano de tera), el Castro de la Torre beteta (En Villar del Ala) y el Castro de Langosto (cerca de Sotillo del Rincón, en términos de El Royo).

Cabe destacar que algunas de las piezas que se exhiben en el Museo Numantino de Soria provienen de los yacimientos arqueológicos del Valle del Razón, como cerámicas y otros enseres. Una de las piezas más importantes es el Menhir de Villar del Ala, una estela antropomórfica de la cultura megalítica.

ESTELAS MEDIEVALES

Después de los celtíberos y los romanos, por Soria pasaron visigodos y árabes. Tras la Reconquista, El Valle del Razón formó parte del Reino de Pamplona y fue repoblado durante el reinado de Sancho Garcés III, apodado El Mayor o El Grande.

La repoblación con gente llegada de Navarra dejó algunos topónimos vascófonos de origen medieval al igual que ocurre en otros lugares como en La Rioja. De la Edad Media proceden también algunas estelas funerarias que hoy en día se conservan en la Ermita de la Soledad de Valdeavellano de Tera y en la de San Martín, ubicada en el despoblado de Azapiedra, en Villar del Ala.

IGLESIAS Y ERMITAS

El Valle del Razón cuenta con numerosas iglesias y ermitas, aunque a diferencia de lo que ocurre en el resto de la provincia de Soria apenas hay algún resto del Románico.

Sim embargo, existen otras joyas, como el retablo myaor de la Iglesia de Nuestra Señora de La Paz en Valdeavellano de tera, cuya autoría se atribuye al círculo del famoso Pedro Berruguete.

La iglesia tiene elementos del gótico y en su interior se venera la imagen que le da nombre, llevada hasta esta localidad soriana desde Toledo por los pastores trashumantes.

El retablo está construido y tallado en madera policromada y dorada, con decoración plateresca. La mazonería, las tablas y las tallas del ático son del siglo XVI, la escultura de vestir de Nuestra Señora de la Paz es del siglo XVIII y el relicario del XVII.

De entre el resto de iglesias y ermitas del Valle de la Mantequilla, destacan por su ubicación la Iglesia de San Vicente Mártir de Molinos de Razón y la Ermita de San Martín en Villar del Ala.