QUÉ VER Y HACER EN SORIA

celta-amarillo

A orillas del Duero

A un paso de Soria

El Valle de la Mantequilla goza de un ubicación estratégica para conocer una parte importante de la provincia de Soria. Se encuentra a escasos 30 kilómetros de distancia de la capital (unos 25 minutos en coche), por lo que es la opción perfecta para descansar en el medio rural sin renunciar a los atractivos urbanos,

La capital de Soria ofrece muchas opciones para disfrutar de sus parques y calles, del ambiente, de la gastronomía y sobre todo de su patrimonio monumental. Estas son algunas de las cosas que puedes ver y hacer en Soria.

SAN JUAN DE DUERO

El Monasterio de San Juan de Duero, conocido también como Arcos de San Juan de Duero, forma parte de conjunto de arquitectura románica. La iglesia y el claustro que quedan en pie son solo los restos de un monasterio de la Orden militar de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, levantado en la primera mitad del siglo XII a orillas del río Duero.

COLEGIATA DE SAN PEDRO

La colegiata de San Pedro es una auténtica joya de la arquitectura románica castellana. Cuenta también con el título de concatedral desde 1959. La primitiva iglesia pudo tener su origen en los años en que Alfonso I el Batallador emprendió la repoblación de Soria. El antiguo refectorio del monasterio de los agustinos alberga hoy en día el Museo Diocesano de la Concatedral.

LA DEHESA

La Alameda de Cervantes, conocida popularmente como «La Dehesa», es el jardín por m´s importante de Soria no solo porque se encuentra centro de la ciudad, sino porque en el conviven cientos de especies vegetales y por su alto valor cultural y paisajístico. Se trata, además, de uno de los jardines públicos más antiguos de España y de Europa. El parque se encuentra frente a la Plaza de Mariano Granados y junto al Paseo del Espolón.

ERMITA DE SAN SATURIO

La ermita de San Saturio es considerada por su enclave uno de los parajes más bellos de Soria. La tradición dice que allí vivió San Saturio, patrono de la ciudad, bajo cuya advocación se encuentra la ermita desde el siglo XVI. Inicialmente los restos de San Saturio reposaban en una cueva sobre la que fue construido el templo, momento en el que se trasladaron al altar mayor. La ermita actual se erigió a finales del siglo XVII, colgada sobre un roquedal que da al Duero

PASEO A ORILLAS DEL DUERO

Uno de los mayores placeres de los que se puede disfrutar en Soria es un paseo a orillas del río Duero. En el meandro que el río traza a su paso por la ciudad, conocido como la «curva de ballesta», hay varios kilómetros acondicionados para realizar un paseo cómodo. Existen dos rutas señalizadas, la de la Sierra de Santa Ana y la de Valhondo.

IGLESIA DE SANTO DOMINGO

La iglesia de Santo Tomé de Soria es un templo que data del siglo XII, aunque con refomas posteriores. Cambió su advocación por la de Santo Domingo cuando se suprimió la parroquia a finales del siglo XIX. Fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931. Comprende tres partes diferenciadas, que se corresponden con otras tantas épocas y estilos. El crucero y la cabecera son de finales del siglo XVI, de estilo renacimiento tardío. El tramo que sigue al crucero es un residuo del primitivo templo románico de Santo Tomé, levantado en la primera mitad del siglo XII. A esa misma construcción pertenece la torre adosada al lado norte de dicho tramo.

HORA DEL VERMÚ

Las calles de Soria gozan de un ambiente inmejorable para el tapeo, una costumbre a la que nadie renuncia ya sea a mediodía o por la tarde. Las zonas más animadas para tomar algo son la Plaza de Herradores y la Plaza de San Clemente, conocida como «El Tubo». También son populres la Plaza Mayor y El Collado. Además del tradicional torrezno, en sus bares se pueden encontrar pinchos de todo tipo. En octubre se celebra la Semana de la Tapa Micológica de Soria, durante la que se ofrecen más de 40 miniaturas gastronómicas elaboradas con este manjar de culto soriano.