EL TECHO DE LA SIERRA

montanas-amarillo

Mesa de Cebollera

Con sus 2163 metros de altura, la Mesa de Cebollera (también conocida como El Alto de la Mesa) es la cima más alta de la Sierra de Cebollera. Su ascensión desde Soria se realiza desde El Valle de la Mantequilla, a través de una ruta que pasa por la laguna.

Los pinares que cubren las faldas de la Sierra de Cebollera en su vertiente soriana cuentan con numerosas pistas que permiten acercarse en coche hasta el punto de partida para alcanzar la Laguna de Cebollera así como las cimas que la flanquean.

SI bien se puede iniciar la ruta desde Molinos de Razón, normalmente se suele evitar hacer a pie el largo tramo de pista. Lo más habitual es acercarse en coche hasta un cruce en el que se suele poder aparcar el vehículo, e iniciar la ruta desde unos 1.200 metros de altura.

Una vez en el cruce hay que recorrer a pie cerca de un kilómetro por la pista, que comienza a ser impracticable para el coche, hasta llegar a la conocida como «puerta verde», que impide el paso de vehículos a motor.

A partir de  la puerta comienza el sendero propiamente dicho, que llega a la Laguna de Cebollera. Desde la Laguna, se puede iniciar la ascensión hacia las cimas a través de la cresta del Alto de la Chopera (que queda a la izquierda según se llega) o bordeando la Laguna por la derecha y ascendiendo por la vaguada por la que corre el arroyo.

Tras superar el mayor desnivel positivo de la ascensión (la Laguna se encuentra a unos 1.800 metros y desde allí quedan cerca de 400 hasta a la cima) se llega a una enorme planicie que hay que atravesar para llegar a la cumbre.

Una vez en lo alto se descubren unas espectaculares vistas tanto en dirección a La Rioja (Tierra de Cameros) como hacia Soria, y en días claros se divisan algunas de las cumbres más emblemáticas del entorno como el Moncayo o el Pico Urbión.

Tras haber alcanzado la planicie aún quedan cerca de 2 kilómetros hasta llegar a la Mesa de Cebollera, en un recorrido sin apenas desnivel que da un respiro al montañero.

Si bien la ascensión a la Mesa de Cebollera no ofrece dificultades técnicas, es conveniente extremar la precaución sobre todo en invierno, cuando las Sierra de Cebollera se cubre de abundante nieve. Las bajas temperaturas, la niebla y el viento pueden jugar una mala pasada sobre todo si no se conoce bien el entorno.